Una sustancia viscosa se vio en la mano derecha de Michael Pineda durante los primeros cuatro innings de su salida del jueves. (Kathy Willens/AP)

Michael Pineda es tan solo el más reciente en una larga lista de lanzadores bajo sospecha de conducta irregular en el montículo.

Luego de que el derecho de los Yanquis de Nueva York mantuvo en jaque a la ofensiva de Boston durante seis entradas la noche del jueves, la charla posterior al juego se centró en la oscura y viscosa sustancia en la parte inferior de la palma de la mano de lanzar del dominicano. El juego nunca fue detenido para que un umpire pudiera examinar al lanzador.

Otros pitchers no han corrido con la misma suerte. He aquí otros seis casos controversiales que involucran a personaje sobre la loma.

LA EXPULSIÓN DE PERRY: Mucho después del final de una carrera de Salón de la Fama, Gaylord Perry bromeaba sobre su infame bola ensalivada. En 1982, la estrella de Seattle fue expulsada por, supuestamente, hacer ese pitcheo ante los Medias Rojas de Boston. Fue la primera expulsión para Perry, suspendido 10 juegos a consecuencia de ese incidente.

SITUACIONES ÁSPERAS: En 1987, el lanzador de Filadelfia, Kevin Gross, fue suspendido por 10 días tras ser sorprendido con una lija en su guante. Ese mismo año, Joe Niekro de Minnesota sufrió un castigo similar luego de que se le encontrara una tabla de afilar y una lija en el bolsillo trasero.

SUSPENSIÓN DE POSTEMPORADA: El relevista de los Dodgers de Los Ángeles Jay Howell fue suspendido por dos encuentros durante la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 1988 ante los Mets de Nueva York luego de que se le encontrara brea en el guante.

MANCHA SOSPECHOSA: A inicios del segundo juego de la Serie Mundial de 2006, los umpires le pidieron al lanzador de Detroit, Kenny Rogers, que se limpiara la mano izquierda, preocupados sobre una mancha oscura en la base de su pulgar. Rogers insistió que era solo una mezcla de lodo, resina, saliva y tierra. La mano del lanzador estaba limpia cuando salió a pitchear la segunda entrada y terminó lanzando una blanqueada para el único triunfo de los Tigres en la Serie ante San Luis.

PLEITO EN LAS CASETAS: Davey Johnson, quien manejó a los Mets en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 1988, estaba al frente de los Nacionales de Washington en 2012, cuando expresó sus preocupaciones sobre el guante del relevista de Tampa Bay, Joel Peralta. Los umpires encontraron brea y Peralta fue expulsado. El incidente generó una serie de declaraciones entre Johnson y el timonel de los Rays, Joe Maddon, quien insistió que su contraparte tenía información de primera mano, pues Peralta había lanzado la campaña anterior con Washington. Maddon dijo que la brea es algo de "conocimiento común en la industria" y que de todas maneras no ayuda mucho al lanzador. La respuesta de Johnson: "Lee las reglas".

ALEGANDO IGNORANCIA: La campaña anterior, Alex Sanabia de Miami fue sorprendido escupiéndole directamente a la pelota y dijo que no sabía que eso era ilegal. Sus acciones fueron tan descaradas que la explicación pareció legítima. Lanzaría solo un juego más para los Marlins antes de sufrir una lesión en la ingle.