Prince Fielder e Ian Kinsler.

DETROIT, Michigan-- Prince Fielder tenía derecho a vetar el canje que lo enviaría a los Rangers de Texas menos de dos años después de haber firmado un contrato jugoso con Detroit. Pero el toletero decidió tener un nuevo comienzo con otro equipo.

"Evidentemente, éste es otro buen club", dijo Fielder el jueves, un día después de que se le envió a Texas a cambio del intermedista Ian Kinsler. "No creo que esto sea malo y, sobre todo, opino que será bueno para todos. Yo quería que todos estuvieran contentos".

Fielder pasó sólo dos temporadas de las nueve que contemplaba su contrato por 214 millones, firmado con los Tigres antes de 2012. Los Rangers figuraron entre los postores en aquella ocasión pero su oferta no se acercó a la que planteó Detroit al primera base, cinco veces electo al Juego de Estrellas.

En los dos años siguientes, Fielder jugó 324 partidos de la campaña regular con los Tigres. Tuvo un promedio de .295 con 55 jonrones y 214 impulsadas. Pero sus 25 cuadrangulares en este año representaron su menor cifra en una campaña completa. Además, no logró remolcar una carrera en 11 juegos de postemporada, antes de que Detroit sucumbiera en la serie de campeonato de la Liga Americana, en seis juegos frente a Boston.

"Fue agradable. La temporada estuvo bien, pero así es esto, hermano", dijo Fielder durante una breve conferencia telefónica con los periodistas que cubren a los Rangers. "No podemos negar esto. Estuvo bien y fuimos a los playoffs. Desafortunadamente no llegamos al lugar que queríamos".

Los Rangers prevén presentar formalmente a Fielder el lunes, en una conferencia de prensa.

Fielder aportará al manager de Texas, Ron Washington, un arma temible a la mitad de un orden al bate en el que militan ya el dominicano Adrián Beltré y el boricua Alex Ríos. Cubrirá una de las necesidades principales que el equipo quería atender para la próxima temporada, a casi cinco meses de que ésta comience.

"Esto nos da cierto rumbo pera el resto de la pausa entre temporadas", dijo el gerente general Jon Daniels.

Fielder batea para .286 en su carrera, con 285 vuelacercas y 870 impulsadas en 1.322 juegos con Milwaukee (2005-11) y Detroit (2012-13). En 13 juegos de por vida como rival en el Rangers Ballpark, tiene un promedio de .265, con cuatro jonrones y 15 remolcadas.

Antes de que Fielder se marchara a Detroit, viajó a Dallas para reunirse con Daniels y con otros dirigentes de la organización.

"Obviamente, es muy un canje muy emocionante para nosotros, al añadir a Prince Fielder a nuestra organización", comentó Daniels. "También es un canje difícil, porque Ian Kinsler estuvo con la organización desde que fue seleccionado en el draft en 2003, y le renovamos (el contrato) un par de veces. Ha estado aquí, ha sido una pieza importante en los equipos que llegaron a la Serie Mundial, ha sido una pieza importante en esto. Es un tipo ganador, un tipo que juega con el corazón, y Detroit se lleva un tremendo pelotero y persona".

Kinsler acaba de terminar la primera campaña de un pacto por cinco años y 75 millones.

El canje daría a Detroit más flexibilidad financiera, en un momento en que Max Scherzer, ganador del Cy Young, se encuentra a un año de la posibilidad de declararse agente libre. Con astros como Fielder, Justin Verlander, Miguel Cabrera y Aníbal Sánchez, la nómina de Detroit se había convertido en una de las más cuantiosas de las mayores.

Fielder tiene 29 años, y los Rangers añadirían un gran bate a su orden. Simultáneamente, resolverían un congestionamiento en la parte central de su cuadro. Jurickson Profar, prospecto de 20 años, pareció bloqueado por Kinsler y por el campocorto venezolano Elvis Andrus.

Ahora, Profar tendría la oportunidad de jugar regularmente.

Ahora que Fielder se marcha, el venezolano Cabrera podría mudarse de la antesala a la inicial, su posición preferida.

Kinsler atiende una necesidad en la intermedia de Detroit, después de que el venezolano Omar Infante se declaró agente libre. Kinsler conectó .277 con 13 cuadrangulares este año, cuando sólo disputó 136 partidos por lesiones en las costillas y el costado derecho.