DETROIT - El grand slam de David Ortiz en el octavo inning iluminó a Boston en su increíble remontada el domingo para empatar la serie de campeonato de la Liga Americana. Los Medias Rojas terminaron imponiéndose 6-5 ante los Tigres de Detroit en un partido en el que estuvieron perdiendo 5-0.

Los Medias Rojas estaban abajo 5-1 con un out y nadie en base en el octavo inning. En ese momento, si acaso tenían un 3% de posibilidades de triunfo, según baseball-reference.com. Pero lo lograron y la serie está 1-1.

¿Acaso fue la remontada más notable de los Medias Rojas en postemporada? Quizás no. Hace cinco años, en el quinto juego de la serie de campeonato ante Tampa Bay, Boston perdía 7-0 en el séptimo inning, pero reaccionó para ganar 8-7. Esa victoria mantuvo de pie a los Medias Rojas, pero al final perdieron la serie en siete juegos.

Estas son de las remontadas más famosas en la historia:

GIROS INESPERADOS: Los fanáticos pueden consolarse que lo ocurrido el domingo ni se acerca a la Serie Mundial de 1929. Los Cachorros de Chicago iban ganando 8-0 el cuarto juego hasta que Filadelfia anotó 10 veces en el séptimo. Los Atléticos ganaron 10-8 y sentenciaron la serie un juego después.

Con una ofensiva que contaba con Rickey Henderson, Roberto Alomar, Paul Molitor, Joe Carter y John Olerud, los Azulejos de Toronto de 1993 eran capaces de voltear cualquier desventaja. Fue lo que hicieron al revertir cinco carreras en el octavo inning del cuarto duelo de la Serie Mundial, imponiéndose 15-14 ante Filadelfia.

BATEADOR INESPERADO, CORREDOR INESPERADO: En el séptimo juego de la serie de campeonato de la Nacional en 1992, Atlanta perdía 2-0 ante Pittsburgh en el noveno. Se llevaron el banderín de una manera impactante. Los Piratas se aferraban a una ventaja de una carrera con dos outs cuando Francisco Cabrera -- quien solo había tenido 11 turnos en la temporada regular -- bateó un sencillo de dos carreras al izquierdo. La carrera de la victoria fue anotada por el lentísimo Sid Bream, quien partió desde la segunda y se barrió en el plato con lo justo antes que llegara el tiro de Barry Bonds.

LAS TRAGEDIAS DE WASHINGTON: El año pasado, los Nacionales dilapidaron una ventaja 6-0 en el decisivo quinto juego de la serie de primera ronda de la Nacional ante San Luis, estando a un ponche de la victoria, ante que los Cardenales anotaron cuatro veces para ganar por 9-7.

En 1925, otra franquicia en Washington sufrió un derrumbe similar. En el séptimo juego de la Serie Mundial, los Senadores se adelantaron 4-0 ante Pittsburgh y tenían a Walter Johnson en la lomita. Pero los Piratas fueron implacables, viniendo de atrás para llevarse el título con una victoria 9-7.

LA DINASTÍA DE LOS YANQUIS:Los Yanquis pusieron en marcha su ciclo cuatro campeonatos en cinco con una victoria ante Atlanta en la Serie Mundial de 1996. Nivelaron la serie al remontar un 6-0 en el cuarto juego, con el jonrón de tres carreras de Jim Leyritz en el octavo y ganar 8-6 en 10 innings.

Nueva York avanzó a la Serie Mundial de 2003 de manera dramática cuando Aaron Boone bateó un jonrón en el undécimo inning, al vencer 6-5 a Boston en el séptimo juego de la serie de campeonato de la Americana. Boston ganaba 4-0 al inicio del juego y 5-2 hasta que los Yanquis empataron ante Pedro Martínez en el octavo.

El SEXTO JUEGO: Existe la impresión que el mayor número de remontadas de película se han dado en el sexto juego de la Serie Mundial, con un equipo con la soga en el cuello.

Tal es el caso de los Mets de Nueva York, abajo por dos carreras con dos outs y nadie en base ante Boston en 1986, reaccionando en el décimo inning para un triunfo 6-5. Los Medias Rojas no pudieron recuperarse tras esa dura derrota, marcada por el error de Bill Buckner.

Un cuarto de siglo después, San Luis salvó el pellejo en innings seguidos. Los Cardenales perdían por dos en el noveno ante los Rangers, pero lo empataron un triple dos carreras y con dos outs de David Freese. Los Rangers anotaron dos veces en el décimo, pero San Luis volvió a empatar con dos outs tras un sencillo de Lanke Berkman. Un jonrón de Freese en el undécimo sentenció la victoria 10-9 de los Cardenales y ganaron la Serie Mundial en siete juegos. Los Angelinos de Aneheim voltearon un 5-0 en el séptimo y terminaron ganando 6-5 ante San Francisco. Los Angelinos ganaron el séptimo duelo y le negaron el título a Bonds.