El Coliseo de Oakland en el proceso de ser transformado de un terreno de béisbol a un terreno de fútbol americano.

SAN FRANCISCO -- Un juez federal desechó el viernes las acusaciones de monopolio presentadas por la ciudad de San José contra las Grandes Ligas, aunque el ayuntamiento de esa urbe podrá seguir adelante con una demanda de interferencia de contrato, relacionada con los estancados planes de reubicación de los Atléticos de Oakland.

El juez federal de distrito Ronald M. Whyte determinó en San José que la exención con la que cuentan las Grandes Ligas respecto de las leyes antimonopolio, derivada de un fallo que emitió la Corte Suprema en 1922, dejaba sin efecto buena parte de las acusaciones esgrimidas por la demanda que presentó San José. La ciudad interpuso la demanda en junio, y acusó a las Grandes Ligas de un complot para frenar la propuesta del club, que apuntaba a mudarse a un nuevo parque en el centro de San José.

Las Grandes Ligas consideran que San José y sus suburbios en el condado de Santa Clara son territorio exclusivo de los Gigantes de San Francisco.

Whyte rechazó la afirmación de San José, respecto de que la exención de las mayores se limitaba al sistema de reservas de los peloteros. Determinó que ésta se aplica también a los "intereses empresariales" de las Grandes Ligas, incluidos los asuntos de reubicación.

La Corte Suprema ratificó por última vez la exención en un caso surgido en 1972. El máximo tribunal señaló que dependía del Congreso modificar la exención.

White dijo que el hecho de que el Congreso la haya modificado en 1998, sólo con respecto al empleo de los peloteros de las Grandes Ligas, representaba una evidencia de que el Legislativo no deseaba alterarla para otros negocios relacionados con el béisbol.

"La corte sostiene que la presunta interferencia de las Grandes Ligas con la reubicación de los Atléticos a San José está exenta de la regulación antimonopolio", escribió el juez.

Joe Cotchett, abogado de San José, dijo que apelará la decisión.

"Me parece difícil de creer que las Grandes Ligas no estén sujetas a las mismas reglas antimonopolio que se aplican a todos los demás deportes", dijo Cotchett.

El juez sí permitió que San José demande a las Grandes Ligas por interferir en el contrato de la ciudad con los Atléticos, el cual involucra una opción para comprar un terreno céntrico a fin de construir un nuevo parque de pelota.

En marzo de 2009, el comisionado de las mayores Bud Selig estableció un comité para analizar el asunto de la reubicación. Selig aseguró que el grupo sigue trabajando.

Los Atléticos juegan en el O.co Coliseum, conocido antes como Oakland-Alameda County Coliseum e inaugurado en 1966. Es la única instalación compartida ya por las Grandes Ligas y la NFL, cuyo equipo, los Raiders, juega ahí. El dueño de los Atléticos, Lew Wolff, ha dicho que está comprometido con la búsqueda de una nueva casa para el equipo.