PHOENIX - En el desenlace del partido entre México y Canadá en el Grupo D del Clásico Mundial de Béisbol el sábado, se desató una enorme trifulca entre las novenas de ambos países durante la primera parte del noveno episodio.

Arriba Canadá 9-3, abrió el inning el receptor canadiense Chris Robinson, quien dio toque de hit frente al derecho mexicano Arnold León.

El siguiente bateador, René Tosoni, vio dos pitcheos pegados de parte de León--algo aparentemente mandado por el tercera base de México, Luis Alfonso Cruz, quien le había hecho un gesto en ese sentido al diestro. Luego de una advertencia lanzada a ambos managers de parte del árbitro principal, León le dio un pelotazo a Tosoni, quien fue corriendo hacia el montículo para confrontar al serpentinero.

De ahí degeneró la situación. Se vaciaron ambas bancas con gritos, empujones y finalmente puñetazos por todos lados.

México, perdiendo por seis carreras en el último episodio y al borde de ser prácticamente eliminado del evento, no tomó muy bien el toque de Robinson, aparentemente olvidando el hecho de que en este torneo, el diferencial de carreras sí vale para algunos criterios de desempate.

"Fue un malentendido", dijo el manager de la selección mexicana, Rick Rentería. "En un escenario profesional, eso sería algo fuera de lo común, pero con las reglas de este torneo, diferencial de carreras y todo eso-lo cual se habló antes-en el calor de momento tal vez le perdimos la vista a eso."

Fueron expulsados del partido los mexicanos León, Eduardo Arredondo, Oliver Pérez y Alfredo Aceves, mientras que por Canadá dicho castigo fue impuesto a Tosoni, Jay Johnson y Pete Orr.

Ernie Whitt, manager de la selección canadiense, se vio bien molesto al ofrecer comentarios sobre el incidente y, efectivamente, confirmó que su equipo buscaba carreras sin importar el marcador ni el inning, tomando en cuenta las reglas de desempate.

"En este torneo juegas béisbol como si el juego estuviera 0-0", dijo Whitt. "Eso es lo desafortunado. Lo que pasó hoy, si fuera durante la temporada normal, nunca verías suceder eso. Pero por el diferencial de carreras, juegas como si estuviera 0-0 todo el tiempo."

Pérez, uno de los expulsados por su protagonismo las trifulcas, entendió la situación luego de salir de los camerinos.

"Son emociones", dijo el sinaloense. "Todo el mundo tiene corazón. A veces uno tiene emociones que no puede controlar. Pero ya pasó."

Más adelante en el inning, un fanático lanzó un objeto hacia la banca de la selección canadiense, lo que por poco provoca que los jugadores de dicho país salgan al público a pelear.

Después de calmarse los ánimos momentáneamente, un espectador lanzó una pelota que había salido de foul hacia el coach canadiense Larry Walker, lo que de momento parecía podía volver a encender la caldera. Sin embargo, terminó la entrada sin más contratiempos y finalizó el partido con una victoria por 10-3 a favor de Canadá.