José Reyes

SAN JUAN, Puerto Rico -- José Reyes no se anda con rodeos. El estelar torpedero de los Azulejos de Toronto tiene clara la misión de República Dominicana en el tercer Clásico Mundial de Béisbol: ganar la corona.

Después de quedarse en semifinales (2006) y la primera ronda (2009) en las dos primeras ediciones del torneo, el equipo dominicano está empeñado en alzar el trofeo en esta ocasión. Su primer partido en el Grupo C en San Juan es el jueves por la noche contra Venezuela, el otro favorito de su zona.

"Es mi tercera vez en el Clásico y las dos primeras veces no hicimos el trabajo que debíamos hacer con el talento que teníamos", comentó Reyes, horas antes de su debut. "Estamos en una misión. En los dos Clásicos primeros no hicimos lo que debíamos hacer. Ahora venimos con una actitud y una misión diferente y tenemos que cumplirla".

República Dominicana cayó ante el eventual subcampeón Cuba en las semifinales en 2006, y en 2009 protagonizó la gran sorpresa al perder dos veces ante Holanda y ser eliminada en la primera ronda.

"Sabemos que en los dos primeros Clásico no pusimos la bandera donde teníamos que ponerla. Esta tercera vez venimos con una actitud diferente", prometió.

Reyes estuvo al lado de estrellas como Albert Pujols, David Ortiz, Alex Rodríguez y Pedro Martínez en esos dos clásicos. Varios nombres cambiaron para la versión de 2013, y quizás no hay tantas figuras, pero Reyes y el manager Tony Peña creen que tienen la combinación perfecta para conquistar la corona.

"El equipo que tenemos es ideal", afirmó el campocorto. "El equipo está súper contento, súper animado. La química que tiene el equipo es tremenda".

Peña aplaudió la mezcla de veteranos, jóvenes y figuras de las mayores y de la liga dominicana que tiene en su plantel, y destacó las lecciones que su equipo saca de los fracasos en los dos torneos previos.

"El pasado nos enseña a vivir el presente, el presente nos enseña a no cometer los mismos errores del pasado y ahora estamos de cara al futuro", filosofó.