España se ganó su cupo al Clásico en las eliminatorias de septiembre.

SAN JUAN, Puerto Rico -- Es más probable escuchar un "vale, chamo" que un "seguro, tío" en el equipo de España del Clásico Mundial de Béisbol.

Once peloteros venezolanos integran la selección española, la mayor cantidad de extranjeros en el equipo ibérico, incluyendo el abridor de su primer partido el viernes contra Puerto Rico, Sergio Pérez.

Para muchos de estos jugadores, la mayoría veteranos de las ligas menores y de la pelota invernal, enfrentar a potencias como los anfitriones, República Dominicana y su propio país natal es una oportunidad única y una vitrina impensada.

"Vamos a enfrentar a equipos de Grandes Ligas. Es una experiencia más que nos va a abrir puertas", comentó el lanzador Richard Castillo, un derecho de 23 años oriundo de Barquisimeto que en 2012 lanzó en Doble-A con la organización de los Cardenales de San Luis.

"Es una puerta que se abre a oportunidades que se nos presentan", agregó Richard Salazar, un veterano de 32 años que ha jugado con varios equipos de la liga invernal venezolana y llegó hasta Triple-A en el sistema estadounidense. "Es un gran evento, que se ve como una oportunidad y una ventana para otras oportunidades, para darnos a conocer".

Los venezolanos señalaron que dejarán su sentimiento patriota a un lado cuando enfrenten a la "Vinotinto" el domingo en su último partido en la fase de grupos.

"Ellos van a tratar de hacerme out, como yo voy a tratar de hacerle hit", afirmó el jardinero Rafael Alvarez, uno de los bates de poder de la selección española y quien tiene una carrera de 19 años en la liga venezolana.

Al igual que sus compañeros, destacó que "este es un torneo muy importante para mí, para verme ante los ojos del mundo".

El manager italiano de España, Mauro Mazzotti, indicó que le gran comunidad latinoamericana que hay en España es la base para reclutar jugadores para la selección, en la que también hay siete cubanos, seis estadounidenses, tres dominicanos y solo un español, el pitcher Eric González.

"Tenemos varias ligas en Europa en las que juegan un montón de latinos", señaló Mazzotti, al enumerar las ligas de España, Italia y Holanda.

Mazzotti reconoció que España es el patito feo del Grupo C, pero dejó una advertencia a sus oponentes: "Casi siempre hay una sorpresa en un torneo importante".