Con todos los comentarios y controversia que surgieron luego de la decisión de suspender las actividades del as de los Nacionales, Stephen Strasburg, muchos se olvidan fácilmente que el derecho no fue el primero en llegar a la temporada con un límite de entradas.

En medio del debate sobre si los directivos de Washington ignoraban una de las frases más repetidas en el béisbol -- Nunca sabes cuándo tendrás otra oportunidad de garalo todo, así que haz todo lo posible cuando la tengas -- fue fácil no prestarle atención al hecho de que Strasburg no fue el primer lanzador de los Nacionales en los dos últimos años en pasar por este proceso. La anterior campaña, con Jordan Zimmermann también regresando de la cirugía Tommy John, el equipo manejó la situación exactamente de la misma manera.

Por supuesto que esto no siempre fue lo normal. Comenzó casi en 1980-1981, cuando la rotación de cinco ases de los Atléticos juntó victorias y juegos completos a un ritmo impresionante hasta que fueron atacados por las lesiones. Rick Langford, Mike Norris, Matt Keough, Brian Kingman y ... Steve McCatty, quien ahora es el coach de pitcheo de los Nacionales.

La decisión determinante de limitar a Strasburg a 160 entradas fue del gerente general, Mike Rizzo, y no cambió de parecer incluso cuando fue evidente que Washington pasaba por una temporada especial.

Sin emabrgo, fue McCatty el que trabajó con el fenómeno de 24 años todos los días. El que tuvo que convencerlo del plan.

"Fui uno de los cinco muchachos por los que todos comenzaron a contar lanzamientos y entradas. Después de lo que nos pasó todos comenzaron a cambiar", le comentó McCatty a MLB.com. "Tuve varias pláticas con Stephen acerca de esto y solamente le ofrecí algo de perspectiva. El no estuvo contento con la decisión. Lo sabía. Pero le dije que pasé por una lesión y seguí jugando en lugar de descansar un poco. Así que si tengo que hablarle firme a mis lanzadores para explicarles algo, lo haré".

"Fue para su bien. Para el bien de los Nacionales. La situación fue exagerada porque se trata de él y porque estaba en todas las noticias", agregó McCatty. "Todos se quejaban y nos decían lo que deberíamos hacer. Pero no tengo dudas de que hicimos lo correcto".

Rizzo reconoce que no puede pronosticar el futuro. En lugar hizo cada movimiento posible para asegurar lo que vendrá pronto.

"Esas son las incógnitas. Es difícil responderle a los que dicen que hubieramos ganado la Serie Mundial con Strasburg", expresó Rizzo. "Siempre que sacas a un jugador de tu roster, eso te quita la oportunidad de jugar como lo hubieras hecho con él. Estoy de acuerdo que hubieramos sido un mejor equipo con Strasburg en la rotación. Pero tomamos la decisión para el bien de la franquicia, el club y el jugador. Y no la cambiamos. Creo que Stephen será mejor después de esto".

En las primeras 14 aperturas de Strasburg en la campaña pasada, tuvo 9-1 con 2.46 de efectividad. En sus últimas 14, tuvo foja de 6-5 con un promedio de carreras limpias de 3.94. Para los expertos en el béisbol eso son señales de que algo sucede.

Eso fueron señales de fatiga y un lanzador con desgaste en el brazo es propenso a lesiones. Así que Rizzo hizo lo necesario.

"A muchos no les gustó la respuesta que hemos dado", agregó McCatty. "Esto era lo que teníamos sobre la mesa y no cambiamos de parecer. El problema fue que sucedió en medio de nuestra lucha por el banderín. Sin embargo, no debes poner la carrera de un joven en peligro. Debes tomar una decisión inteligente y educada".