CHICAGO -- Dewayne Wise fue mantenido en el roster de los Medias Blancas por una razón.

La función del veloz jardinero en el Sur de la Ciudad es servir como reemplazo defensivo en los últimos inings y como corredor emergente en situaciones de apremio. Eso es todo lo que el manager Ozzie Guillén espera de él, y eso es exactamente lo que Guillén obtuvo.

Wise respondió cuando más se le necesitaba como reemplazo defensivo durante el histórico triunfo de 5-0 en contra de los Rays, realizando una atrapada que al final fue clave para preservar el juego perfecto del zurdo Mark Buehrle.

Guillén colocó a Wise en el jardín central, moviendo a Scott Podsednik al jardín izquierdo en lugar de Carlos Quentin, antes de que Buehrle subiera a la loma en la novena entrada. Gabe Kapler abrió el ining y conectó una pitcheada de Buehrle con cuenta de 2-2 a lo más profundo del jardín central

Wise corrió hacia la barda, brincó, y realizo una espectacular atrapada en al aire para robarle a Kapler un cuadrangular que hubiera echado por la borda el juego perfecto y la blanqueada de Buehrle.

Buehrle procedió a sacar los siguientes dos outs, y el resto es historia. Para Wise, esta fue la atrapada de su carrera. Y la más importante.

"Por mucho", destacó Wise. "Bajo las circunstancias, el juego perfecto en la línea, fue la atrapada más importante de mi vida.

"Todo sucedió muy rápido. Atrapé la bola y me estrellé con la barda al mismo tiempo. Realmente no sentí cuando cayó en mi guante, y sentí que se me iba a salir. Vi la bola saliéndose de mi guante, y es ahí cuando trate de retenerla con mi mano izquierda".