El éxito de los Filis de Filadelfia en esta temporada es algo celebrado por los escuchas veteranos de cada organización de Grandes Ligas.

La razón es sencilla: ningún gerente general ha apoyado más la industria de los cazatalentos que el actual jefe de los Filis, Pat Gillick.

A través de sus 51 años en el béisbol profesional y sus 27 temporadas como gerente general en Grandes Ligas, Gillick ha dependido mucho de los escuchas individuales y de los departamentos de cazatalentos.

En un momento en que se le promociona como candidato para el Salón de la Fama, Gillick prefiere darles el reconocimiento a sus escuchas y los encargados del desarrollo de jugadores.

Por eso es que Pat Gillick es uno de los gerentes generales más exitosos y más respetados en la historia del béisbol.

Para obtener un verdadero "scouting report", o informe, sobre el mismo Gillick, hablé con dos de sus asociados de mucho tiempo, Gordon Lakey y Don Welke.

"Cuando formas parte de una organización en la que Pat es el gerente general, lo primero que notas es que no todo se trata de Pat, sino de la organización y las metas de esa organización", dijo Lakey. "Nunca sientes que trabajas para Pat, sino que trabajas con Pat. Sabe crear ese tipo de ambiente."

Lakey fue escucha de mucha confianza de Gillick con los Azulejos de 1985 a 1996, y está con los Filis desde 1998. Puedes estar seguro de que Gillick, antes de tomar las riendas con Filadelfia en noviembre del 2005, le pidió un informe completo sobre la organización a Lakey. Es que Gillick no hace nada sin estar lo más informado posible.

El primer escucha que agregó Gillick a los Filis cuando se convirtió en gerente general fue Welke. No fue sorpresa. Welke estuvo en Toronto durante la estadía de 17 años de Gillick al frente de los Azulejos de 1978 a 1994, y luego estuvo al lado de Gillick en Baltimore de 1996 a 1998.

Después de ayudar a Gillick en los Filis en el 2006, Welke se unió a los Rangers de Texas.

"Lo interesante de Pat es que nunca se ha llevado mucha gente con él al cambiar de equipo, de Toronto a Baltimore a Seattle y ahora a Filadelfia", dijo Welke.

"Lo que ha hecho es trabajar bien con la gente que ya pertenece a la organización. Entiende que hay gente de calidad y que sabe trabajar en cada organización, y tiene la habilidad de juntarlos por una meta en común", agregó Welke.

Es un punto bien interesante, tomando en cuenta de que muchos gerentes generales llegan a una situación nueva y hacen muchos cambios, en vez de tratar de aprovechar el talento existente en la nueva organización.

"Pat es un hombre muy humilde, y trata de depender de la gente que lo rodea", dijo Welke. "Aún siendo excelente a la hora de evaluar el talento, pocas veces hace comentarios acerca de un jugador en las reuniones con sus escuchas. Lo que sí hace bien es escuchar. Siempre busca más datos y pide opiniones."

Los escuchas que conocen más a Gillick dicen que hay tres áreas de interés del gerente general veterano cuando pondera adquirir a un jugador: cómo viene jugando el pelotero, sus atributos del jugador y la salud del jugador.

Todo eso parece bastante básico, pero también habla de la filosofía de Gillick. Cree en sus escuchas y cree en el trabajo fuerte y la dedicación. Cree en la idea de apoyar a sus buscatalentos y en darles el reconocimiento a los escuchas, prefiriendo evitar la fama.

En una era en la que algunos gerentes generales con la mitad de la edad de Gillick-de 71 años-dependen mucho de las computadoras, el jefe de los Filis le da énfasis a la experiencia y los valores del negocio de los escuchas.

Ya es tiempo de que reconozcamos a los "viejos" que le han dedicado toda una vida a un deporte que entienden bien y que aman.

Fred Claire fue alto ejecutivo de los Dodgers de 1968 a 1998, incluyendo 10 años como gerente general.