FILADELFIA - Las últimas dos Series Mundiales han resultado en derrotas contundentes para equipos que tuvieron que esperar mucho tiempo entre sus victorias en Series de Campeonato y el inicio del Clásico de Otoño.

Los Tigres del 2006 y los Rockies del 2007 saben de eso.

"Puede ser (un problema)", dijo Sean Casey, primera base de los Medias Rojas y miembro del equipo de Detroit que cayó en cinco partidos ante los Cardenales en la Serie Mundial del 2006. "Viendo eso con los Rockies el año pasado y con Detroit, no creo que se pueda ignorar. No hay forma de simular una situación de un juego, aún cuando hay prácticas de bateo fuertes durante unas entradas."

Será una semana entera entre el último out de la victoria de los Filis sobre los Dodgers en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y el inicio del Clásico de Otoño de este año.

El mayor reto para los Filis en estos días es qué ver por televisión, o a dónde ir a cenar. Los jugadores se pasan el tiempo en entrenamientos, prácticas de bateo y juegos simulados, pero saben que no hay forma de crear un ambiente de Serie Mundial.

"Cuando juegas todos los días, dos días libres se sienten como una semana entera", dijo el primera base de Filadelfia, Ryan Howard. "Ahora con siete días libres, es como un mes."

Pero ese "mes" puede terminar bien para los Filis, si siguen enfocados y continúan jugando como el equipo que ha ganado 20 de sus últimos 25 partidos.

En el 2006, un conjunto de los Tigres que había ganado siete al hilo para llegar a la Serie Mundial, se volvió una escuadra que cometió errores por montones y que no bateó. Los Cardenales ganaron en cinco choques.

En el 2007, los Rockies ganaron 21 de 22 juegos para llegar a la Serie Mundial, derrotando a los Filis y a los Diamondbacks en la Liga Nacional. Al final Colorado tuvo que esperar ocho días para iniciar la Serie Mundial contra Boston, que necesitó de siete partidos para vencer a Cleveland en la Liga Americana.

Los Rockies lucharon contra el aburrimiento con entrenamientos, y hasta un partido intra-escuadra, con estadísticas y hasta boxscore. Luego llegó la serie contra Boston, en la Colorado fue barrido.

El coach de primera de los Filis, Davey Lopes, jugó en cuatro Series Mundiales con los Dodgers, perdiendo tres. No cree en la idea de que el largo descanso pueda perjudicar a un equipo.

"Eso no molesta", dijo Lopes. "Es algo bonito para escribir y leer, pero vaya...el año pasado Colorado jugó contra los Medias Rojas, es decir el mejor equipo. No tuvo nada que ver con el largo descanso. Eso es hacer excusas. (Si no ganan los Filis), será porque el otro equipo nos gana."

Cuando comiencen los juegos, el enfoque volverá al terreno. Nada de obligaciones promocionales ni empresariales. Los medios son relegados a los palcos de prensa. Todas las energías están en el terreno.

"Hay algo mágico sobre esta época del año", dijo el relevista de los Filis, Chad Durbin. "Es un 'SuperBowl' de siete juegos. Hay que simplificarlo todo. Hay que seguir haciendo lo que vienes haciendo desde los entrenamientos de primavera. No se puede llevar del gran escenario. En el terreno todo es igual."