FILADELFIA -- Realizarán prácticas de bateo, de fildeo y descansarán. Luego, volverá a hacerlo una y otra vez.

Los 15 años que los Filis de Filadelfia demoraron en regresar a la Serie Mundial no les parecerán tan largos como la semana que tendrán que esperar para jugar el primer partido.

¿Es bueno el descanso, o es demasiado? Esa es la pregunta que los campeones de la Liga Nacional enfrentarán cuando jueguen contra los Rays de Tampa Bay o los Medias Rojas de Boston el próximo miércoles en el primer juego de la Serie Mundial.

Los Rays tienen ventaja de 3-2 en la serie de la Liga Americana. El sexto partido es el sábado en Tampa Bay.

Los Filis liquidaron a los Dodgers de Los Angeles en cinco partidos el miércoles por la noche para ganar su primer título de la Nacional desde 1993.

Filadelfia puede darle descanso a sus lanzadores y arreglar su rotación a su gusto. Sin duda alguna, el jugador más valioso de la serie de campeonato, Cole Hamels, abrirá a domicilio el primer partido de la Serie Mundial.

También pueden encargarse de asuntos personales. El manager Charlie Manuel viajó directo desde Los Angeles a Virginia para el funeral de su madre. El jardinero central Shane Victorino está de luto por el fallecimiento de su abuela. La esposa del guardabosque Geoff Jenkins, Jennifer, dio a luz a un niño antes del quinto partido contra los Dodgers.

Por supuesto, también pueden sanar algunos de los achaques normales después de jugar 171 partidos. A todos les duele algo en este punto de la temporada.

Pero demasiado descanso también puede ser un problema. Los Filis pueden perder su buen momento si no son cuidadosos.

Los Filis tuvieron marca de 13-3 en la recta final de la campaña para ganar la División Este de la Nacional, y tienen récord de 7-2 en los playoffs. Esa racha de 20-5 puede quedar en el olvido con tanto tiempo libre.

"Es una preocupación", dijo Manuel después que su equipo eliminó a los Dodgers. "Definitivamente vamos a practicar. Vamos a mantenerlos (a los jugadores) afilados".

La historia reciente no favorece a los equipos que esperan demasiado por la Serie Mundial.

El año pasado, los Rockies de Colorado esperaron ocho días después de barrer a Arizona para disputar la Serie Mundial, a la que llegaron con una increíble racha de 21 triunfos en 22 partidos. Boston sólo tuvo un par de días de descanso después de recuperarse de un déficit de 3-1 para eliminar a Cleveland en la Americana.

Los Medias Rojas barrieron a los Rockies en la Serie Mundial y ganaron su segundo campeonato en cuatro años.

En el 2006, los Tigres de Detroit tuvieron seis días libres tras barrera a Oakland en la Americana. San Luis tuvo sólo uno tras vencer a los Mets de Nueva York en siete partidos, y luego los Cardenales superaron a Detroit en cinco desafíos para coronarse campeones.

Los Filis se tomaron un día libre después de volar desde la costa oeste en la madrugada del jueves, luego de una noche de festejos en el Dodger Stadium. El viernes y el sábado se entrenarán en su estadio, pero no tienen más planes.