NAJAYO, San Cristóbal, República Dominicana - Eran las 11 de la mañana y el viento soplaba tranquilamente. El sol no había llegado a su punto más alto y el diamante de la nueva academia de béisbol de los Padres de San Diego estaba en perfectas condiciones para la histórica combinación de doble matanza que iba a realizarse ese día.

Desde la tercera base hasta la segunda base, 30 prospectos, todos uniformados con los colores de los Padres, comenzaban sus ejercicios de calentamiento en el cuadro del diamante con pelota en mano. Desde la primera base hasta la segunda, 30 estudiantes de primaria, vestidos de otro uniforme completamente diferente esperaban con sus manos listas.

El intercambio sólo duró cinco segundos, pero los Padres esperan que los resultados de esa ceremonia duren por mucho tiempo. El equipo de San Diego se ha comprometido a no sólo llenar su plantilla de jugadores de la República Dominicana, también quieren contribuir a la comunidad donde han abierto su academia al educar a los niños que viven en el área.

"Cuando comencé en el béisbol hace años, sabía que tenía que involucrarme en la comunidad de San Diego y no hay razón para no hacer lo mismo aquí en la República Dominicana," comentó el dueño de los Padres, John Moores. "Las necesidades de la comunidad son muchas. Lo que queremos es encontrar socios que tienen una sólida organización y que saben lo que estos niños necesitan. Me siento confiado de poder encontrar una solución."

Moores tiene varias buenas razones para sentirse confiado.

Recientemente, los Padres se unieron al gobierno de la República Dominicana, la Cámara de Comercio Americana en la República Dominicana y la Agencia Internacional de Desarrollo de los Estados Unidos (USAID, por sus siglas en inglés) para mejorar la calidad de educación pública en el país y en especifico la escuela Básica La Playa y las otras escuelas que sólo están a unas cuantas millas de las nuevas instalaciones multimillonarias de los Padres.

La asociación de las entidades promoverá a los sectores públicos y privados para unirse para invertir dinero en las escuelas de la República Dominicana.

"Estamos fijando los parámetros de cómo va a suceder y hemos comenzado a recaudar fondos," dijo Jeremy Horowitz, representante legal de los Padres. "En vez de sólo darle dinero a una fundación, lo que nosotros consideramos un arreglo artificial, nosotros estamos más interesados de encontrar socios a largo plato para ayudar a evolucionar al sistema escolar. Por eso nos hemos unido a varias agencias del gobierno. Estamos interesados en cambiar la forma en que los niños aprenden."

El anuncio de la nueva asociación se dio durante una ceremonia en la nueva academia de los padres en la provincia sureña de San Cristóbal. Aunque todavía está bajo construcción, la academia tendrá capacidad para un máximo de 60 jugadores y incluirá dos campos de dimensiones oficiales, un campo de mitad de tamaño, jaulas de bateo, vestuario, sala de pesas, sala de entrenamiento físico y sala de comer. Las instalaciones, que abrirán oficialmente en febrero del 2008, también tendrán salas para dar clases educativos. La inversión inicial de los Padres es de cinco millones de dólares.

"Muchos equipos están gastando el dinero hoy en día y no lo entiendo, pero nosotros preferimos invertir nuestro dinero en establecer una academia de nivel mundial," comentó Moores. "Y también estamos ansiosos de trabajar junto con el sistema escolar en esta área. Nosotros pensamos que los niños en todos el mundo deben tener la oportunidad de avanzar y tienen que aprender lo básico en la primaria."

A través del grupo de asesores de desarrollo conocido como Entrena, los Padres identificarán y invertirán en proyectos dentro de la comunidad como construir aulas, remodelar viejos edificios escolares y aportar material escolar. El equipo también le gustaría jugar un papel en el establecimiento y modificación del actual plan de estudios académicos.

Por su parte, USAID y la Cámara de Comercio Americana continuarán operando bajo los fondos suministrados por el gobierno estadounidense y el programa llamado "Invertir en la Educación para Competir", que fue lanzado en el 2006. La meta del programa es de ayudar a motivar empresas en sus esfuerzos de mejor la calidad de la educación básico en la República Dominicana y asegurar que el sector privado se mantenga informado y comprometido a mejorar la educación en el país.

"El hecho de tener un equipo de Grandes Ligas que está dispuesto a venir aquí y no sólo sacar a los jugadores, sino de también invertir en la comunidad es fenomenal," dijo Kellee Brown de la Cámara de Comercio Americana. "Nos gustaría ver más de eso porque estos niños lo necesitan. Ellos ven al béisbol como la manera de salir de la pobreza y si el béisbol es está dispuesto a invertir para ayudar a la comunidad al educar a los niños, inclusive los que nos juegan béisbol se van a beneficiar. Es increíble para toda la comunidad.

La meta del Ministerio de Educación de la República Dominicana de proporcionar una educación buena a todos los niños dominicanos y la agencia recientemente se unieron para lanzar un programa que promueve el intercambio entre empresas, escuelas y la comunidad. Josefina Pimentel, quien represente al ministerio educativo, describió la sociedad con los Padres durante la ceremonia inaugural como uno "sin precedente".

"Los Padres de San Diego tienen una visión y entienden que a través de la educación es la mejor forma de forjar los valores que ayudarán todo el país," explicó Pimentel. "Nunca antes hemos visto este compromiso de una academia con la comunidad. Demuestra que los Padres no sólo le importan a sus jugadores, pero sino también a todos los habitantes de nuestra isla. Es algo histórico y me siente afortunada de formar parte de esto."

Como un gesto simbólico, Moores, el director de la misión de USAID, Richard Goughnor, Pimentel, y Kevin Manning, presidente de la Cámara de Comercio Americana en la República Dominicana firmaron un documento de sociedad enfrente de personalidades locales y prensa. La firma ceremonial recibió una ovación que puso de pie a todos a los que asistieron.


Unos momentos más tarde, los jugadores y los estudiantes se reunieron para el acto más simbólico de la mañana.

"Todos somos iguales. No hay mucha diferenica entre nosotros," enfatizó Moores. "Creo que se me han presentado más oportunidades a mi que a muchos, pero no hay nada que más me molesto que ver a individuos que no han recibido la oportunidad de progresar. Queremos darle a estos niños la oportunidad de progresar."